El Saber hacer de Maurice Lacroix

Para producir sus piezas mecánicas, Maurice Lacroix utiliza movimientos de manufactura propia o calibres contemporáneos, todos manufacturados en Suiza. También se utilizan movimientos históricos, piezas clásicas, para las ediciones limitadas. Cada uno de estos movimientos base es cuidadosamente optimizado, 

modificado y ensamblado con componentes de la más alta calidad, garantizando el perfecto funcionamiento del movimiento. La aplicación de un cuidadoso acabado aporta aún más fascinación a los mecanismos. La decoración del movimiento – por ejemplo con Côtes de Genève, engastes o ruedas chapados en oro, 

componentes de acero pulido, un fino perlado o tornillos azulados – es montado a mano por especialistas experimentados ya que sólo la artesanía manual garantiza la calidad deseada. Los innovadores acabados, todavía raramente aplicados en la industria relojera, confieren a nuestros relojes su apariencia única e inconfundible.


Desde hace más de 30 años, los preciados relojes mecánicos de Maurice Lacroix son fabricados por maestros relojeros con precisión y perfección en nuestros propios talleres de Saignelégier.

DESCUBRA LA ARTESANÍA Y EL SABER HACER DE MAURICE LACROIX